Fútbol

La semana pasada mi amiga de Los Estados Unidos vino a Buenos Aires con un programa de fútbol. El programa estaba acá para una semana, y jugaban tres partidos de futbol contra los equipos de mujeres profesionales de Argentina. Su equipo era una selección de chicas de universidades del mismo tamaño que la de nuestra. Yo también estaba invitado a jugar con el equipo pero no pensé que podía jugar a causa del hecho de que aunque no necesitaba el hotel, ni la comida todavía me costaría 1000 dólares. Pero tena bastante suerte y con la ayuda de mi amiga, conseguimos una posición en el equipo para gratis. ¡Qué suerte que tengo!

Por eso jugué y gaste mucho tiempo con estas quince norteamericanas. Fue re interesante porque para la primera vez sentí como una turista de verdad en la ciudad. Por la mayoridad, he intentado este semestre a evitar la vida turística de Argentina y crear una vida “real” acá. Pero para este semestre yo y mi amiga (quien estudió en Buenos Aires un año pasado) mostramos la ciudad a un grupo de chicas en una semana sola. No es fácil, especialmente cuando las chicas no hablan español. Pero por algún lado fue divertido. Fue estresante, pero divertido también. Yo podía jugar el papel de la “local” y también la “traductora.” Además fue un buen recreo de mi horario normal y no puedo mentir: le extraño a futbol un montón. Pues de nuevo, ¡Qué suerte que tengo!

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.

More information about formatting options

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer