La Plaza de Mayo – el 16 de Octubre – 14 hrs.

El tiempo no podía haberse estado mejor. Un día primavera perfecto. Y por eso, había con tiempo me encontré compartiendo el césped en la plaza con un montón de otros quien estaban aprovechando del buen tiempo para almorzar afuera o tomar sol. Creo que soy la única que piense que la Plaza de Mayo es un buen lugar para estudiar… Con tiempo, la multitud de gente creció hasta cada persona era casi por encima de cada otro… literalmente. No había más pasto en el caso que más gente querría sentarse. De repente, había una voz fuerte sobre un micrófono. Continuaba leer, aunque tenía muchas ganas de investigar que estaba pasando. Miré a mi izquierda, al otro lado de las barricadas negras que siempre están para controlar el tráfico durante una manifestación, a encontrar un escenario grande y cientos de personas y varias banderas rojas y verdes. De dónde vinieron y cuando llegaron? Hace algunas horas que había estado en la Plaza y no les había notado su llegada.

Yo continuaba leer sobre la política y la economía contemporánea de Brasil: la fragmentación política, las prácticas tradicionales que han sobrevivido bajo la democracia, y los problemas graves de la pobreza y desigualdad… Había algunos disparos fuertes, y las palomas (y hay un MONTON en la Plaza) volaban en todas direcciones. Alguien trató darme una encuesta sobre el trabajo para rellenar. Yo continuaba leer. Por todo, había una multitud de turistas sacando fotos en frente de las fuentes y la Casa Rosada. Alguien de la manifestación pasó por y me dio un folleto; no lo leí. La música de la escena se hizo más fuerte. Yo continuaba leer sobre Brasil. Otra persona me paso preguntándome si tuviera tiempo para rellenar una encuesta sobre el trabajo. Había más disparos y más palomas volaban por encima la cabeza. Yo continuaba leer. Había dos hombres en abrigos amarillos con refrigeradores amarillos llenaba con helado gritando “Booonbons!”. En total, conté 52 policías en este lado de la barricada (el lado de la Casa Rosada); la mayoría llevando un chaleco naranjo, otros en el uniforme completo con el escaldo y todo. Todos estaban en cola y todos haciendo absolutamente nada. La voz de la mujer sobre el micrófono otra vez; aun más fuerte y con más pasión que antes. Más disparos… Dale. Dejé! Caminé por la policía, alrededor la barricada y entré el ruedo político. Hoy… las populaciones indígenas y los derechos de trabajar. Con tiempo, crucé la calle y me acerque la catedral, con esperanza de encontrar un lugar más tranquil a continuar mis estudios…

Cuando conoces una persona por la primera vez, después de presentarte y explicar de dónde sos y que estás estudiando en Buenos Aires este semestre, la próxima cuestión siempre es, ¿Qué estudias? Cuando gente me pregunta esta cuestión, contesto que estudio la ciencia política. La reacción es normalmente una de aprobación (“es justo”, o algo así) y después un comentario que tiene que ver con el hecho que Argentina es el lugar ideal para estudiar la política. Estoy de acuerdo. Me fascinaba la primera manifestación que vi en Avenida Paseo Colon enfrente del Ministerio de Educación después de estar acá por una semana, y todavía me fascina la que interrumpió mi leyendo en la Plaza de Mayo el viernes pasado.

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.

More information about formatting options

CAPTCHA
This question is for testing whether you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.
7 + 2 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer